Ladrillo Recocido



 
 
Arcillas de la Sabana - Ladrillo Recocido
 
Los ladrillos son utilizados como elemento para la construcción desde hace unos 11.000 años, los primeros en utilizarlos fueron los agricultores del neolítico precerámico del Levante hacia 9500 a. c., ya que en las áreas donde levantaron sus ciudades apenas existía la madera y la piedra.

Los sumerios y babilonios secaban sus ladrillos al sol; sin embargo, para reforzar sus muros y murallas, en las partes externas, los recubrían con ladrillos cocidos, por ser estos más resistentes.
 
En ocasiones también los cubrían con esmaltes para conseguir efectos decorativos. Actualmente los ladrillos son utilizados en construcción, en cerramientos, fachadas y particiones, se utiliza principalmente para construir paredes, muros o tabiques, aunque se pueden colocar a hueso, lo habitual es que se reciban con mortero. La disposición de los ladrillos en el muro se conoce como aparejo, existiendo gran variedad de ellos.

El proceso de fabricación tradicional del ladrillo recocido (tolete) con arcillas plásticas de alta calidad lo hacen un producto con excelentes características a factores externos de absorción, compresión y flexión.
 
Gracias a estas características el Ladrillo Recocido (Tolete) tiene diversas aplicaciones como:

  • Fachada rústica.
  • Adoquín.
  • Divisorio.
  • Cajas de aguas negras.
  • Caja de inspección.
 
Arcillas de la Sabana - Ladrillo Recocido
 

 
 
Arcillas de la Sabana - Tolete Recocido Grande
 
Tolete Recocido Grande
Dimensiones (cm):23×11,5×6
Rendimiento (Un/m2): 37
Peso (Kg/Un): 3,0
 
 
 
Arcillas de la Sabana - Tolete Recocido Pequeño
 
Tolete Recocido Pequeño
Dimensiones (cm): 19x10x6
Rendimiento (Un/m2): 53
Peso (Kg/Un): 3,0